Sobre mí

Hace unos meses cuando decidí hacer un viaje hasta Mexico, empecé a escribir.. 
Y esto fue lo que salio...

Si tuviera que contar un poco de mi, lo primero que se me viene a la mente es la imagen de mi mamá y mi papá, después la de Tincho, Juanma y Juli (mis hermanos).
Hace unos días estaba pensando en qué cosas me pasaron, cómo y cuándo pasaron, para que yo tenga siempre esa necesidad constante de moverme y querer viajar todo el tiempo, aunque no lo pude hacer tanto como yo hubiera querido.
Me acordé de algunas frases de mi papá, como por ejemplo: "me hubiera gustado ir a ese lugar" y otras más.
También recordé que últimamente siempre escucho a muchas personas de mi entorno que dicen que cuando uno tiene hijos todo es diferente, todo es más difícil, todo es más gasto, no podes hacer esto, no podes hacer aquello, estas lleno de limitaciones, no podes disfrutar como lo hubieras hecho de joven. Y si, algunas cosas quizás sean así. Pero otras no se, a veces lo dudo, porque a mi la experiencia me dice otra cosa.

En ese momento en donde todo esto daba vueltas por mi cabeza, fue cuando tuve un instante de comprensión absoluta. Y vi a mis viejos, vi a mis hermanos, me vi a mi, de viaje, siempre de viaje.


Mis viejos pudieron hacer con nosotros esos viajes que tanto habían soñado. Y después de formar una familia, tener 4 hijos locos, agarraban todos los años sus mudas de ropa, provisiones de comida, la carpa, enganchaban la casita rodante a la camioneta y salíamos a recorrer lugares increíbles.
Conocí mi país de norte a sur, anduvimos por caminos impensados, amanecíamos frente a lagos cristalinos, montañas verdes y atardeceres eternos. Viajábamos, conocíamos rincones nuevos todos los días y crecimos juntos, haciendo viajes.



¿Cómo no me va a gustar viajar? si siempre me emocionó tener una mochila en la espalda.
¿Cómo no voy a tener esa sensación de descubrir lugares nuevos? si siempre íbamos a lugares diferentes.
¿Cómo no me va a gustar conocer gente nueva? si cada vez que volvía de un viaje también volvía con un amigo o un grupo de gente linda que en un día me sacaba miles de sonrisas.


¿Cómo no voy a querer armar una carpa frente a un lago? si ese era el patio trasero de muchas vacaciones.
¿Cómo no me va a gustar buscar ramas secas para el fuego? si de sus brazas salían las mejores historias o los mejores pensamientos.
¿Cómo no me va a emocionar compartir un viaje con alguien? si siempre lo hice rodeada de mis hermanos, un primo, un amigo o un novio que me acompañaba en todas las aventuras.


¿Por qué tengo que quedarme quieta en un lugar? si eso no me hace del todo feliz.
¿Por qué tengo que trabajar en una oficina 9 horas? si en realidad lo que yo quiero es tener una tienda chiquita que venda cosas lindas, hechas con amor, que se dicten talleres, que la gente vaya a tomar algo, leer un libro, jugar juegos de mesa, comer cosas ricas y pasar una linda tarde?













Por eso, mamá, no te pongas triste cada vez que uno de nosotros se va.
No llores porque la casa esta cada vez más vacía. Porque somos 6, después 5, después 4, de nuevo 6, y de golpe 3.
Esto que pasa es tu culpa mamá! Esto que pasa es todo culpa tuya papá!
Nos hicieron viajeros, inquietos, exploradores, ansiosos, compañeros, amigos y hermanos.
Nos enseñaron que los viajes nos hacen crecer, nos hacen encontrarnos a nosotros mismos.
¿Te acordas ma cuando Martín se puso a llorar porque extrañaba a la abuela Alicia? Abuela que nunca conocimos pero la sentimos siempre al lado nuestro. Te acordás pa que nos llevaste a recorrer el lago mientras mami le explicaba a Tincho y amasaban ñoquis al mismo tiempo.
Se acuerdan cuando siempre queriamos volver al Curruhue Chico. Se acuerdan cuando nos tuvo que ir a buscar el camión de la basura porque la camioneta no tenía fuerzas para subir con la casita rodante por ese camino empinado de ripio tipo serruchito en el Paimún. Ma, te acordás cuando en Misiones querías adoptar a todos los nenitos que caminaban descalzos al costado de la ruta. Chicos, se acuerdan cuando mamá agarró toda nuestra ropa de los cajones de la casita rodante y se la dejó a las madres de esos nenitos.
Po, te acordás cuando te dije que en Córdoba no había montañas? jajajaja que chiste!!! Primos se acuerdan de los viajes al sur?.

Todas estas cosas, y más, son las que hicieron que a los 24 años decidiera cruzar el charco. Todos saben mi amor por Barcelona. Vivir en otro país, conocer lugares nuevos todos los días. Encontrarme, descubrirme. Darme cuenta de las cosas que son realmente importantes para mi son algunas de las cosas que me pasaron.
Hacer un viaje corto pero sola por Italia me sirvió para darme cuenta de que viajar era una de las cosas que me iba a ser feliz. Me hormiguean los talones!!





Tenía un trabajo en una oficina que no me gustaba del todo, el trayecto de mi casa al trabajo era una depresión diaria. ¿Tengo miedo? Si! muchos a veces. Pero dentro mío siempre hubo una certeza y un grito que siempre quiere salir.
Amiga.. así comienza esta gran aventura!



Gracias ma! muchas gracias pa!
Si tenía que contar un poco sobre mí, ustedes fueron mi mejor inspiración.


2 comentarios

  1. me emocionaste Belen hermosa!

    ResponderEliminar
  2. :) Gracias! Espero seguir perfeccionando esto de escribir como me salga jaja

    ResponderEliminar